jueves, 14 de abril de 2016

PROBLEMAS DE LA FELICIDAD


PROBLEMAS DE LA FELICIDAD
Dra. Blanca Rojas de Uzcátegui
Coordinadora de Investigación y Postgrado

¿Por qué aunque todo lo que hacemos en nuestra vida está enfocado a ser feliz nos cuesta tanto conseguir la felicidad y cuando la conseguimos resulta que solo son momentos concretos y efímeros?
Según los estudios realizados han determinado que la felicidad es un sentimiento, un estado de ánimo y una actitud, yo le agregaría que es una decisión de vida. Se compone de momentos: buenos, agradables, divertidos….en definitiva, felices. Los motivos por los que somos felices no son algo que nace con nosotros y como las personas son subjetivas pues tenemos como resultado que para cada quien la sensación de felicidad, aunque es la misma, se obtiene de formas diferentes.
EL PRIMER PROBLEMA es que en el mundo en el que vivimos son pocas las personas que logran desarrollar los “criterios idóneos” para que siguiéndolos puedan alcanzar la “correcta felicidad”. 
Algunas personas consiguen la felicidad siguiendo criterios erróneos, no correspondiéndose con el fin natural. Y esa no correspondencia entre “criterios idóneos”  y “correcta felicidad” es la causa por ejemplo, que estemos haciendo cosas como destruir y contaminar el planeta donde vivimos, que unos pocos derrochen los recursos básicos que otros mueren por no tenerlos, que hagamos guerras y nos matemos entre nosotros.
Surge OTRO PROBLEMA importante, una persona materialista piensa que para ser feliz tiene que comprarse muchas cosas bonitas, caras, que los demás no tengan.  Para comprar necesita dinero, así que el mismo es su principal prioridad en la vida,  ya que tiene la convicción de que la fortuna es el medio para alcanzar la felicidad. El problema de que el riqueza sea lo más importante para estas personas radica en que les da igual talar la selva del Amazonas si ganan fortuna con ello, no les importa contaminar los mares y ríos si se ahorran el dinero que cuesta procesar los residuos. 
Estos son ejemplos relacionados con el dinero pero vale para cualquier otra cosa, por ejemplo “el amor”. Una persona que necesite sentirse amada para ser feliz, requiere gente que la ame. Ahora bien, si no hay nadie que ame a esa persona, esta no podrá ser feliz. 
La solución a estos problemas es que todos desarrollemos unos “criterios idóneos” (ética, moral, valores…) que por una parte, estén en consonancia con nuestro fin natural, y por la otra parte nos permitan conseguir la felicidad sin interferir en la de los demás, y si esto no es posible por lo menos que nuestra felicidad dependa lo más mínimo de los demás. 
Esta solución no es fácil de aplicar, tal vez porque es muy difícil cambiar la cultura, tal vez porque la gente siga empeñada en conseguir su felicidad individual y subjetiva sin importarle las demás cosas. Y esto me crea una gran frustración porque a mi sí que me importan las demás cosas, me importa el mundo en el que vivo, me importa que se está destruyendo el ecosistema y yo estoy contribuyendo involuntariamente cada vez que genero basura, gasto electricidad o utilizo un automóvil, me importa que posiblemente antes del 2200 la especie humana desaparezca, con todo lo que nos queda por descubrir y evolucionar (ya que tenemos inteligencia habrá que usarla), me importa que cuando yo me jubile tenga que irme a vivir a los países nórdicos para soportar el calor. Y me preocupa que todo esto le importe a tan poca gente. 

Y lo irónico es que aunque obviamente soy consciente de todo lo que he escrito aquí, en mi mente ya tengo establecidos ciertos criterios erróneos que harán que dentro de un rato, mañana, pasado mañana yo estaré pensado en conseguir dinero para comprarme cualquier cosa que en el fondo no necesito para ser feliz, o no tendré muchos remordimientos al sacar la basura y saber que no la van a reciclar. Y todos estos problemas ¿por qué? Pues por ser una especie “superior” con raciocinio y total consciencia que necesita de la felicidad para hacer lo que las formas de vida “inferiores” hacen de forma automática, innata y objetiva.