jueves, 23 de julio de 2015

RIESGOS Vs CONOCIMIENTO: Uso de las Tecnologías de Información “TI” y Redes Sociales en la Educación

Ing. Elena Aular
Docente Investigador


Los estudios indican que es necesario adaptarnos a los cambios y adquirir competencias para la mayor eficiencia y efectividad en los procesos profesionales, académicos y en la vida diaria, para optimizar el tiempo que ocupamos, además poder hacer todo los que necesitamos y queremos en nuestra vida. Entre los recursos que facilitan nuestra actividad profesional, académica y personal se encuentran el uso de las Tecnologías de Información “TI” y las Redes Sociales; para el conocimiento, distribución de contenidos, investigación de diferentes fuentes y recursos digitales, negocios, transacciones, compras en línea (e-commerce), banca electrónica; sin perdidas de tiempo, para informarnos de los sucesos nacionales e internacionales y comunicarnos sin límites de espacio y tiempo.

Un elemento potencial y al que todos tenemos alcance son las redes sociales, utilizar este medio con tanto alcance permite el trabajo colaborativo, los proyectos educativos y el crear comunidades de aprendizajes entre instituciones educativas para la compartición de conocimiento y resolución de problemas. 

De acuerdo a estudios realizados, las aulas tradicionales opacan la innovación-desarrollo-investigación tecnológica (I+D+I), sin embargo, la innovación de nuevas estrategias de formación y evaluación de aprendizajes se hace necesario en esta era electrónica. Es por ello que las instituciones educativas deben evolucionar, el problema del uso de las redes sociales, es el rechazo al cambio y el no tener docentes con las competencias que exige el nuevo perfil de estudiante en esta era digital. Este es el principal obstáculo para el proceso educativo y la motivación de los mismos. Su implementación en clase se debe considerar como el reforzamiento y practicidad de lo aprendido y no el traslado de una clase tradicional transformada con tecnologías. Es decir que el problema no es la metodología y la técnica, sino el saber implementarlas. 

Por otro lado, el cambio mental y la predisposición de muchos estudiantes o padres en el uso de las TI para la adquisición de conocimientos en Venezuela es todo un reto, en otros países, donde en muchas actividades y procesos se confía en la tecnología no está ajena su uso en la educación. Debemos evitar el miedo a los cambios, a la novedad, y a tomar otros caminos para la mejora, y eficiencia de los procesos; pero sobre todo concienciar su uso y actitud de responsabilidad.

No corresponde considerar un cambio en nuestra cultura, el primer obstáculo que encontramos es la convivencia que ha tenido los estudiantes de una vieja generación a diferencia de la joven con las tecnologías, donde las redes sociales es prácticamente parte de su vida diaria como tomar agua, comer y conversar… el contacto, disponibilidad a ellas posibilitan el esparcimiento y su alcance más rápido al conocimiento, aunque su despliegue de elementos recreativos distraen y la falta de disciplina y guía, algunas veces provocan lo que en filosofía llaman disciplina blanda-pura (docentes menos conectados y preocupados en el proceso), provocando en el estudiante incertidumbre, actitud temerosa, abandono haciéndolos sentir disminuidos.